14 Palabras en más y menos cantidad

0

Hay una serie de valores que perdemos gracias al trajín de la vida cotidiana, no obstante no pensé que tuviesen tanto efecto, hasta que tuve la oportunidad de leer el siguiente poster.

En realidad no tengo idea de si causaran algún efecto en las personas que lo leen, supongo que cada cabeza es en sí un universo, no obstante yo hablaré de lo que causó en mí el detenerme por un instante y reflexionar sobre lo que hago en mi vida y porque lo hago.

El primer valor habla sobre Soñar Más esto me recuerda el porqué estudie publicidad y diseño, la razón es que me permite sentir que estoy en una carrera que gravita en medio de la creatividad y la vida comercial, a veces veo ideas que me levantan el espíritu y es muy motivador saber que lo que yo hago puede lograr un efecto positivo en un público meta. A veces con tanto trabajo todo se vuelve muy mecánico y uno olvida la satisfacción de dibujar castillos en el aire, para luego crearlos… contrario al refrán popular.

Quejarse Menos… que cierto es que a veces las típicas frases como: "El cliente siempre tiene la razón" nos encapsulan en un estado en el que como Zombies se termina haciendo lo que nuestro cliente quiere, en lugar de sugerir lo que realmente le conviene, al final ganan las dos partes, la verdad es que he escuchado mucho que se presentan varias propuestas, y el cliente siempre escoge la peor, yo siempre digo ¿Por qué presentar una alternativa que no nos satisface?, en esos casos la culpa es de nosotros y nunca del cliente, porque uno tiene la libertad de hacer una filtración tanto de lo que vale la pena como lo que no. Creo que cuando uno hace una campaña o diseño debe de pensar más como profesional y no como la persona que brinda un servicio de complacer… al fin de cuentas el resultado del producto corre por nuestras manos.

El siguiente valor habla de Escuchar Más, es importante saber lo que vamos a realizar, es decir grabarnos las diferentes directrices que nos propone el cliente, para lograr un resultado más óptimo, yo reconozco que en el pasado tuve algunos problemas a la hora de la creación de un arte por no haber escuchado lo suficiente, es cierto que no siempre el cliente nos dice todo lo que queremos escuchar, de hecho he topado con clientes tímidos que a la hora de ver la pieza empiezan a hablar, para asegurarse de escucharlo, hay que hacerlo hablar, con la mayor cantidad de preguntas que se le puedan realizar sobre nuestra campaña, arte, logo, lo que sea. Es mejor nutrirse de ese conocimiento para que todo logre fluir como la seda.

Hablar menos a veces uno se encuentra en un panorama en el que se desvían los temas y con ello las ideas, es mejor hablar sobre un único tema para optimizar ese resultado creativo, tuve la oportunidad de tener algunos clientes que querían ir más allá del plano profesional e incluso terminaban mostrando fotos familiares, cuando en realidad yo lo único que necesitaba eran fotos para una galería en la que se veían las diferentes  secciones del hotel. Entiendo que es complicado guardar una postura profesional porque a veces los clientes te dan esa comodidad de sentirte como en casa, incluso atendí algunos en sus hogares. También la rutina nos hace olvidar que realmente uno esta aquí porque Ama lo que hace, cuando uno comenzó a estudiar y le preguntaban ¿Por qué te gusta el diseño? uno respondía porque amo las múltiples respuestas creativas a la hora de resolver un conflicto ya sea de identidad, de promoción, etc. Al final estos problemas de resolver una paleta de colores, de encontrar una perfecta forma icónica para una campaña, nos encantan… Sino se siente pasión por lo que se hace es mejor no hacerlo, por ende no hubiese estudiado diseño publicitario.

Discutir Menos es cierto que como diseñador es imposible no discutir, creo que con quien más se discute es con el grupo de trabajo, incluso más que con el mismo cliente. pero siempre es bueno trabajar con objetivos y tener el tiempo específico para discutir, antes de  la creación y posteriormente después de ver el resultado para afinar detalles, fue muy molesto cuando me encontré con grupos de trabajo que se encimaban unos con otros para no dejar fluir el proceso de creación, las típicas frases como: "Prueba este color, no mejor este otro, escala esto…". Es mejor tener un resultado y sobre este hacer cambios.

El siguiente valor es sobre Esperar más o tener más Esperanza, hay momentos críticos no sólo en el trabajo sino en la vida misma, a veces no tenemos los clientes que queremos a pesar de que hicimos lo posible para incrementar nuestra cartera de contactos, pero lo importante es tener esa calma que sólo los años nos dan, es cierto que se sufre pero es mejor focalizar nuestra energía en algo más productivo como lograr generar nuevas ideas que solucionen nuestro problema.

El hombre es una animal de costumbre, eso esta claro, lo puedes comprobar en las compras del mes, quizás a uno no le pase pero hay gente que suele hacer la misma trayectoria en el supermercado, así sucede con los clientes, puntos de venta, nuevas ideas, a veces nos da miedo aventurarnos, porque estamos cómodos en el continente, y vemos el mar y pensamos que si nos lanzamos todo va ir peor, pero en realidad es sólo miedo, hay que tener menos miedo, yo mismo he conocido gente que sin miedo hoy en día están abriendo alrededor de 8 tiendas en el país, el asunto es que muchas veces tenemos ese impedimento mental que nos impide crecer, quizás lo que tenemos es poco, y quizás lo que tendremos será mejor… pero la pregunta de si eso pasará estará a menos que saltemos.

Hay que saber relajarse más, cada uno tendrá su propia manera de hacerlo, recuerdo un compañero de trabajo que mientras diseñaba tenía sus audifonos puestos, él es fanático a los soundtracks de películas, en general es música instrumental creada para los ambientes dramáticos de las escenas, eso lo llevaba a un estado de relajación envidiable por quienes lo veían. Pero en fin cada persona tendrá su manera de relajarse, en mi caso la música, la ropa cómoda, el hecho de tomarme cada campaña como un reto, son cosas que hacen que entre en un estado de meditación.

La preocupación nos agota, he tenido jefes que preguntan insistentemente: ¿Para cuando? ¿Ya está listo? entre otras frases que sólo reflejan su miedo y ansiedad de que las tareas no estén listas, lo curioso es que en todo ese tiempo nunca le faltó al cliente su propuesta en el día efectivo de la entrega, posiblemente toda esa preocupación hizo crear a la persona al mando del proyecto que sus preguntas insistentes tenían una repercusión, pero la verdad era que se preocupaba demasiado y el equipo nunca lo iba abandonar…

La gente vive comprando libros de autoayuda para mejorar y una clave es Creer Más, pero no estoy hablando de ninguna doctrina política ni nada por el estilo, sino en la repetida frase: "Creer en uno mismo" a veces uno se llena de temores que no tienen fundamento alguno… y eso nos evita que todo fluya… y es justo en ese momento cuando Empezamos a Dudar, ¿Hice esto bien? ¿El diseño estaba en CMYK?, etc etc… a veces nos llevamos esos miedos y dudas a la casa y nos cuesta dormir…

Al final de cuentas esto es de diseñar es un Juego y si jugamos más, vamos a trabajar menos.

Son esos carteles que te hacen reflexionar, creo que voy a colocar uno en mi oficina. Un Abrazo.    

mayo 7, 2012 |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Ir a la barra de herramientas